Dolar Paralelo
Nutricionistas en Maracay
Ginecologos en Maracay
Odontologos en Maracay
Hoteles en Maracay
Floristerias en Maracay

El Desierto de Sonora

E-mail Imprimir PDF

Bellezas Naturales de México

El Desierto de Sonora es parte del inmenso corredor norteamericano de ecosistemas áridos que se extiende desde el sureste del estado de Washington, en EUA, hasta el estado de Hidalgo en el altiplano central de México, y desde el centro de Texas hasta las costas del Pacífico en la península de Baja California. Este corredor árido, que cubre casi un millón de kilómetros cuadrados, se divide en cuatro grandes desiertos: la Gran Cuenca , el Desierto de Mojave, el Desierto de Sonora y el Desierto de Chihuahua. El Gran Desierto de Chihuahua consta de una serie de tierras bajas, de menos de 1000 msnm, que circundan el Golfo de California o Mar de Cortés. Aunque se trata de una sola entidad en Estados Unidos, al penetrar en México se bifurca en una región de tierras áridas continentales, conocida como el Desierto de Sonora en el sentido más estricto, y una franja de desiertos costeros que recorre la península de Baja California y a la que se le denomina Desierto de Baja California.

En el presente capítulo descubriremos estas dos áreas silvestres áridas: el Desierto de Sonora, que incluye los desiertos continentales de Arizona, California y Sonora, y el Desierto de Baja California, que comprende los desiertos centrales y meridionales de la península, que juntos integran un continuo de espectaculares ecosistemas áridos prácticamente intactos. Este complejo desierto sonorense-bajacaliforniano, tal como lo definimos aquí, abarca 101 291 km2 del Desierto de Baja California y 223 009 km2 del verdadero Desierto de Sonora. En total, 29% de esta área silvestre (93 665 km2) se encuentra en Estados Unidos, con el 71% restante (230 635 km2) en México. Según estimamos, hasta 80% del área silvestre se conserva intacta.

Debido a su historia biogeográfica única y sus estrechas conexiones con las selvas bajas caducifolias tropicales que cubren las costas del Pacífico poco más al sur en México, el Desierto de Sonora es sumamente rico en especies de árboles y gigantescas cactáceas columnares, lo que le confiere el aspecto de un área silvestre extrañamente arborescente, con inmensas cantidades de biomasa vegetal aérea en comparación con otros desiertos de clima semejante. Los desiertos de Sonora y Chihuahua están entreverados con una compleja serie de cadenas montañosas que se yerguen como islas en un mar de áridas planicies sedimentarias a las que se les denomina bajadas y llanos. La mayoría de esas montañas albergan relictos de la flora madroterciaria ancestral, es decir, un conjunto de plantas propias del bosque templado que cubrió la región desde principios del Pleistoceno, hace unos 25 millones de años. Dos millones de años atrás cuando el Pleistoceno trajo un clima más tórrido y seco, las comunidades del desierto remplazaron gradualmente enormes partes de esos bosques. Al finalizar la última glaciación, hace unos 15 000 años, los desiertos actuales se enseñorearon en las llanuras. No obstamte, aún sobreviven restos de aquel bosque ancestral, en calidad de proscritos antediluvianos refugiados en las alturas de las frescas y húmedas montañas, a las que se conoce como “islas celestes”.

La historia evolutiva de los Desiertos de Sonora y Baja California es diferente en cuanto a modo y tiempo. Mientras que el Desierto de Sonora continental evolucionó durante el Pleistoceno como un corredor terrestre, es decir, un puente terrestre que conectó las selvas bajas caducifolias del Pacífico mexicano con los ecosistemas templados de la región central de Estados Unidos, la historia de la península de Baja California ha sido de espléndida evolución en aislamiento (Robles Gil y cols., 2001). A todo lo largo de las costas del Mar de Cortés, el tema que prevalece es el aislamiento (Berger, 1998). Durante los últimos seis millones de años, las aguas del Golfo de California han separado la árida península de la tierra firme mexicana; a su vez, la península de Baja California ha mantenido el Mar de Cortés literalmente encerrado en sus confines, apartándolo del Océano Pacífico. En este ambiente, los fragmentos aislados se superponen en escalas menores: islas marinas que surgen de las profundidades del Mar de Cortés. Las islas celestes de las serranías albergan relictos de ecosistemas templados que rememoran los climas del pasado. Los oasis de palmas presentes en profundas cañadas disyuntivas forman, una vez más, miles de islas de humedal inmersas en la árida matriz rocosa de las cordilleras peninsulares. Lagunas costeras que repiten de manera fraccionaria el tema del aislamiento en forma de cuerpos de agua cada vez más pequeños, bordean las costas marinas.

Luego de millones de años de aislamiento, las fuerzas de la evolución y la fragmentación han producido formas de vida únicas, plantas desertícolas de extrañas formas y animales extraordinarios. De hecho, los Desiertos de Sonora y Baja California han sido poco menos que islas biológicas y culturales, hábitats con asombrosas y a menudo extravagantes formas de crecimiento, y territorios de inmensa belleza natural (Hornaday, 1908; Jordán, 1951; Krutch y Porter, 1957; Krutch, 1961; Lumholtz, 1990; Martínez, 1947).

Mientras que la mayor parte del territorio continental de México y Estados Unidos está sentado en la Placa Tectónica Norteamericana , la península de Baja California es una lasca continental que cabalga en otra placa de la corteza de la Tierra: la Placa del Pacífico. La península de Baja California está separándose lentamente de la tierra firme mexicana mediante una serie de fallas o abras que van ensanchando poco a poco el Golfo de California y desplazan la placa entera hacia el noroeste. En California el movimiento de la deriva de la península genera una larga línea de fricción, la Falla de San Andrés, donde las dos placas resbalan una contra otra. Estas fuerzas tectónicas son la causa de la tipografía regional, incluyendo la columna dorsal montañosa de Baja California, la Sierra Madre en Sonora, y las sierras menores que están dispersas en las planicies desérticas. La abrupta topografía de los Desiertos de Sonora y Baja California, a su vez, propicia los climas locales y el desarrollo del suelo, siendo, en última instancia, una fuerza causal mayor de la peculiar diversidad biológica de la región. Puesto que la mayoría de las fallas geológicas están dispuestas en dirección noroeste-sureste, los corredores ecológicos formados a lo largo de dichas fallas vinculan la región de norte a sur; el largo continuo de ecosistemas peninsulares define una región natural homogénea (Baja California), mientras que los ecosistemas situados entre las altas montanas de la Sierra Madre y las costas del Mar de Cortés abarcan su contraparte continental: el Desierto de Sonora.

En la misma medida en que los procesos geológicos son la fuerza que conformó el inhóspito paisaje de estos desiertos, la circulación de los vientos y las corrientes oceánicas es el mecanismo subyacente que generó los increíbles ecosistemas de la región y mantiene su existencia. En el Pacífico, la fría corriente de California, que recorre sus costas de norte a sur, se desvía hacia el oeste impulsada por el movimiento de rotación de la Tierra; este fenómeno se conoce como Fuerza de Coriolis. Las capas superficiales desviadas de la corriente de California son remplazadas por un afloramiento de aguas frías, más profundas y ricas en nutrientes, que proceden del fondo del mar y traen fertilidad a la superficie. Fuertes corrientes, impulsadas por las mareas, producen fenómenos de afloramiento similares en el aislado Golfo de California y hacen de éste uno de los mares más productivos de la Tierra.

Sin embargo, los afloramientos también son una de las principales causas de la aridez de la tierra, pues los vientos húmedos que soplan desde los mares fríos hacia los desiertos calurosos se vuelven cálidos y secos. El invierno es la única época en que la tierra se enfría lo suficiente como para atraer algo de precipitación. Durante el verano, nubes de tipo monzónico se dirigen hacia el sistema de baja presión generado por el desierto candente, pero la mayoría de esas tormentas caen en los bosques tropicales más al sur. El desierto verdadero recibe únicamente tormentas eléctricas espectaculares, pero muy poca lluvia. Por lo tanto, sus llanuras reciben una muy escasa precipitación, que va de 40 mm en las partes "más áridas del Gran Desierto a casi 600 mm en las faldas de la Sierra Madre.

Únicamente en las cadenas montañosas el aire ascendente se enfría lo suficiente para atraer lluvias importantes, mismas que sustentan bosques templados de pino y encino. Durante los años en que se presenta El Niño, las fluctuaciones aleatorias del flujo del aire en la Tierra debilitan los vientos alisios y eso disminuye la fuerza que desvía las corrientes marinas hacia el oeste. Como resultado, las aguas oceánicas tibias se acumulan superficialmente en las costas y el afloramiento de aguas ricas en nutrientes disminuye. Por consiguiente, el ciclo natural se invierte: a medida que las corrientes oceánicas pierden ímpetu y se templan, el mar se vuelve menos productivo y la tierra es empapada frecuentemente por las abundantes lluvías propiciadas por las aguas marinas tibias.

Esta alternancia en la abundancia de los recursos resulta una fuerza determinante en cuanto a la organización ecológica de los desiertos de Sonora y Baja California. Durante estos periodos de abundancia anómala, las plantas perennes del desierto se establecen y aprestan para largas sequías, enterrando profundamente en el suelo del desierto sus raíces pivotantes; las plantas efímeras resarcen sus bancos de semillas; los sapos desertícolas se reproducen en grandes cantidades antes de entrar nuevamente en latencia debido a la aridez, mientras que los granívoros, como las ratas de abazones y las ratas canguro, reabastecen sus almacenes subterráneos. El desierto se renueva y queda listo para enfrentar, una vez más, décadas de extrema escasez.

Joomla Templates and Joomla Extensions by ZooTemplate.Com

Actualizado ( Viernes, 21 de Octubre de 2011 17:34 )  

México en un minuto Día de Muertos

SIGUENOS EN:

Facebook Page Twitter YouTube

México en un minuto Acuario Inbursa

MXLQ TV/ Bellezas de Coita, Chiapas

Buscar

Fotos con Causa




Casas de Vacaciones

Safe in México

VISIT MEXICO

 

Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy16030
mod_vvisit_counterAyer24976
mod_vvisit_counterEsta Semana131716
mod_vvisit_counterSemana Pasada169023
mod_vvisit_counterEste Mes479720
mod_vvisit_counterMes Pasado615595
mod_vvisit_counterTodas27773391